lunes, 22 de octubre de 2012

Sartenes que se pegan

Por regla general, en los pisos de alquiler y/o compartidos, la gente suele tener poco cuidado con las sartenes (o éstas son muy viejas) y es difícil encontrar una que no se pegue.

Mi solución:


  1. Cómprate tu propia sartén. Una de tamaño pequeño o mediano, de unos 15-20 € y cuídala. 
  2. Cuídala significa limpiarla con delicadeza, usar siempre utensilios de madera, no rascar el andiadherente y si con esponja no sale la suciedad, déjala a remojo unas horas y vuelve a insistir con suavidad. Remójala más horas si es necesario. Yo suelo limpiarlas justo después de cocinar, para no quemarme las pongo boca abajo y dejo caer el agua fría con cuidado (boca arriba se puede estropear el antiadherente...).

3 comentarios:

BatchDrake dijo...

Vale, mensaje captado. Lo tendré en cuenta xD

En realidad, el fallo es ese. Estoy viviendo con sartenes de segunda mano de mi tía, algunas de ellas han sido fabricadas antes de la caída de la URSS y bueno, eso.

Montse Alonso dijo...

si te gusta la cocina fácil te invito a mi blog http://arruadamontse30.blogspot.com.es/

José Antonio Suarez dijo...

Yo creo que el fallo más bien es no tener una sartén buena, porque a veces no pasa por que sea de segunda mano o no, si es por ejemplo sartenes de hierro, éstas duran mucho tiempo, aunque es verdad que hay que cuidarlas, por supuesto, igual que cualquier otra...